Breve Historia

En honor a Thomas Clarkson y Fray Antonio Montesinos por muy buenas razones

Thomas Clarkson fue el padre del movimiento abolicionista en la Inglaterra del siglo XIX y fue pionero en campañas efectivas de cabildeo (reuniendo a parlamentarios y organizaciones sindicales) y movilización de base (promoviendo el primer boicot al azúcar). Todo esto contribuyó a la aprobación de la Ley de Comercio de Esclavos de 1807, que puso fin a todo el comercio británico de esclavos. Dedicó los últimos años de su vida a hacer campaña por una prohibición universal de la esclavitud.

Fray Antonio de Montesinos fue un fraile dominico en La Española (actualmente República Dominicana y Haití) que, después de presenciar las injusticias y abusos que sufrían los indígenas a manos de los grandes terratenientes, predicó un sermón denunciando y criticando los abusos contra los derechos humanos. En el sermón, declaró que los isleños indígenas eran habitantes de la "antechamber of hell” given the “the cruelty and tyranny” they were subjected to. The sermon outraged the establishment and Fray Antonio was expelled and sent back to Spain.

Una situación muy similar, sermón y secuelas tuvieron lugar siglos más tarde cuando el Presidente de la República Dominicana, Leonel Fernández, visitó los Bateyes y el Padre Christopher Hartley criticó públicamente las terribles dificultades de los trabajadores de la caña de azúcar.

Haz click aquí para leer el discurso del Padre Christopher Hartley.

Inspirándonos en estos dos hombres, el Instituto Clarkson-Montesinos está llevando a cabo una campaña integral entre los consumidores, las agencias gubernamentales, las organizaciones multilaterales y las partes interesadas clave en el comercio del azúcar para crear conciencia, denunciar los abusos y promover y fomentar una industria de la caña de azúcar sostenible y justa.